Osvaldo Bronstein:                                  Studio manager & Fotographer

Llegué a Venezuela únicamente con mi portfolio fotográfico bajo el brazo , entusiasmado con la perspectiva de trabajo por el boom del petróleo y la llegada de las más famosas marcas al país. 

Empecé (ayudado por amigos) a relacionarme con el mundo de la publicidad y casi de inmediato empecé a trabajar para empresas de prestigio; Revlon-L’Oreal-Helena Rubinstein-Nestlé-Telefónica, BBVA-Bco. Santander-Pepsi Cola-Coca Cola-Panasonic-Philips-Yamaha-United Destillers-Seagrams-Sanitas-AmericanAirlines- industria petrolera -Aerolíneas Argentinas, etc.Con el tiempo, me fui especializando cada vez más hasta terminar trabajando casi exclusivamente para fabricantes e importadores de coches; General Motors-Ford- Nissan-Fiat-Renault-Toyota-Mini-Lada-Mitsubishi entre otras, fueron mis clientes por muchos años.

La inseguridad (fui asaltado 3 veces) y la crisis económica golpearon salvajemente al país obligándome a emigrar otra vez.

España fué mi país de destino y Barcelona la ciudad que me enamoró y cobijó.

Decidí tomarme un par de años sabáticos para viajar y conocer el país y aprovechar también para recorrer Europa.

Empecé a frecuentar el ambiente artístico y terminé ayudando al Reial Cercle Artistic de Barcelona fotografiando y catalogando su magnífica pinacoteca. A raíz de este trabajo, me fui relacionando con los propios artistas hasta encontrarme con uno de ellos que conocía desde mis años en Venezuela y fue esta persona la que me habló de un amigo suyo llamado Bernd Alder, también exitoso artista gráfico que estaba trabajando en un proyecto de un estudio de cine y fotografía en pleno corazón de Barcelona y pensó que dada mi experiencia en ese campo, sería una magnífica idea el presentarnos y así empezó mi relación con esta maravilla de proyecto llamado AlderArtStudio

Consectetur adipiscing elit. Inscite autem medicinae et gubernationis ultimum cum ultimo sapientiae comparatur.

Mihi quidem Antiochum, quem audis, satis belle videris attendere. Hanc igitur quoque transfer in animum dirigentes.